Oradora

Orador principal

Nací en la ciudad de Cádiz en el sur de España el 5 de abril de 1969. Criado en una familia con profundas convicciones religiosas, inmediatamente me sentí llamado a la vida espiritual. Mi mayor sueño en ese momento era ser sacerdote, pero el despertar de la adolescencia rápidamente me hizo olvidar ese deseo. Cuando terminé mis estudios preuniversitarios, decidí apostar por mis habilidades artísticas que, hasta entonces, eran las que más me fascinaban. Hice cursos de ilustración, pintura y escultura, pero fueron los cursos de administración y tecnología los que me llevaron a trabajar en la industria aseguradora, donde estuve inmerso durante siete años.

Aunque mi trabajo me brindaba seguridad económica y una vida cómoda, me sentía infeliz y apenas tenía el tiempo o la energía para dedicarme a mi arte. Me sentía cada vez más abrumado por mis responsabilidades e incapaz de decidir o incluso pensar con claridad. Mi descontento creció, al borde de la desesperación, y llegó el momento en el que supe sin duda que mi vida necesitaba cambiar. Fue entonces, en julio de 1997, que providencialmente llegó a mis manos un libro, un libro de autoayuda que influiría mucho en mi camino. Fue el primero de muchos más libros que me abrieron los ojos a una nueva forma de ver la vida. Ese fue el comienzo de mi camino espiritual consciente.

Ese tiempo maravilloso también me ayudó a reconectarme con la espiritualidad de mi juventud y a redescubrir esa energía esencial que reside en todas las cosas y que ahora me gusta definir simplemente como Amor. Como resultado de este intenso proceso interior, tomé unas decisiones extraordinarias que incluyeron dejar mi trabajo, mi familia y amigos, y embarcarme en una aventura sin retorno en busca de un sentido de vida. Poco después, en abril de 2000, emprendí mi primera peregrinación al Camino de Santiago.

El Camino me abrió las puertas para vivir más profundamente esta nueva visión de la vida en un escenario desconocido, lleno de infinitas posibilidades. Un año después, conocí a Mony en Finisterre, el ancestral fin del mundo en el norte de España. Ese encuentro me brindó la oportunidad de hacer realidad mi deseo de seguir conociéndome a mí mismo y creciendo espiritualmente a través del maravilloso camino por la paz que emprendimos juntos. Ni mi anhelo ni mi camino terminaron en Jerusalén, sino que continúan siendo hasta el día de hoy los principales motores de mi vida.





Maestro de ceremonias

Nací en la ciudad de Cádiz en el sur de España el 5 de abril de 1969. Criado en una familia con profundas convicciones religiosas, inmediatamente me sentí llamado a la vida espiritual. Mi mayor sueño en ese momento era ser sacerdote, pero el despertar de la adolescencia rápidamente me hizo olvidar ese deseo. Cuando terminé mis estudios preuniversitarios, decidí apostar por mis habilidades artísticas que, hasta entonces, eran las que más me fascinaban. Hice cursos de ilustración, pintura y escultura, pero fueron los cursos de administración y tecnología los que me llevaron a trabajar en la industria aseguradora, donde estuve inmerso durante siete años.

Aunque mi trabajo me brindaba seguridad económica y una vida cómoda, me sentía infeliz y apenas tenía el tiempo o la energía para dedicarme a mi arte. Me sentía cada vez más abrumado por mis responsabilidades e incapaz de decidir o incluso pensar con claridad. Mi descontento creció, al borde de la desesperación, y llegó el momento en el que supe sin duda que mi vida necesitaba cambiar. Fue entonces, en julio de 1997, que providencialmente llegó a mis manos un libro, un libro de autoayuda que influiría mucho en mi camino. Fue el primero de muchos más libros que me abrieron los ojos a una nueva forma de ver la vida. Ese fue el comienzo de mi camino espiritual consciente.

Ese tiempo maravilloso también me ayudó a reconectarme con la espiritualidad de mi juventud y a redescubrir esa energía esencial que reside en todas las cosas y que ahora me gusta definir simplemente como Amor. Como resultado de este intenso proceso interior, tomé unas decisiones extraordinarias que incluyeron dejar mi trabajo, mi familia y amigos, y embarcarme en una aventura sin retorno en busca de un sentido de vida. Poco después, en abril de 2000, emprendí mi primera peregrinación al Camino de Santiago.

El Camino me abrió las puertas para vivir más profundamente esta nueva visión de la vida en un escenario desconocido, lleno de infinitas posibilidades. Un año después, conocí a Mony en Finisterre, el ancestral fin del mundo en el norte de España. Ese encuentro me brindó la oportunidad de hacer realidad mi deseo de seguir conociéndome a mí mismo y creciendo espiritualmente a través del maravilloso camino por la paz que emprendimos juntos. Ni mi anhelo ni mi camino terminaron en Jerusalén, sino que continúan siendo hasta el día de hoy los principales motores de mi vida.





Facilitador

Ya sea en un equipo externo o en una reunión en la que se requiere consenso, aporto mis habilidades como presentador y productor de programas de radio y televisión en vivo a la tarea. Soy un excelente oyente y alguien que piensa en sus pies. Creo un ambiente profesional y acogedor en el que los expertos se sienten seguros al compartir sus ideas. Los mantengo enfocados y aseguro una participación equitativa. No soy el experto, pero investigo a fondo mis temas para poder hacer las preguntas pertinentes.

Por favor contácteme para discutir sus necesidades de altavoces. Mi perfil también está disponible en Event Services Hub.

Esta es una presentación que hice en la Primera Congregación Unitaria de Ottawa.

Mony - Facilitator

Facilitador

Whether you are walking this great pilgrimage called life or are preparing to walk the Camino (or another sacred site), I offer one-on-one spiritual and emotional guidance so that you may walk this world with greater confidence, ease and trust.

If you are a group leader taking pilgrims on sacred journeys and are looking for a Spiritual Guide to support them before, during and after their pilgrimage, please  contact me to discuss your needs.

 

Contáctame para reservar

¡Gracias por enviarnos!